Publicado el

Mitos y verdades sobre la alimentación

mitos y verdades sobre la alimentación

Son muchos los mitos y verdades sobre la alimentación

La gente cuando va a hacer dieta lo primero que piensa es en lo que no va a comer. Y cuando se auto impone normas, lo hace en base a mitos y verdades sobre la alimentación, sin tener los suficientes conocimientos como para saber cuáles son ciertos o no. Si quieres aprender tienes aquí, una buena ocasión, VER >

No más pan, normas dulces, normas postres. Pastas cada quince días. Asado, un fin de semana por medio. Estos alimentos no engordan. Lo que engorda es la forma desmedida y desordenada en que los consumimos. Por eso, hoy quiero nombrarles tres aspectos claves para tener una buena alimentación:

El primero es la conciencia.

Una vez, una profesora me dijo: “La toma de conciencia es secundaria a la actividad cerebral.” Y con “actividad cerebral”, me refiero a nuestro inconsciente, nuestros deseos, nuestras creencias. Entonces, si la toma de conciencia es secundaria a nuestros deseos, nunca elegiremos un alimento que no debemos comer. Sino, al contrario, comeremos el que más nos gusta. Y posterior a esto, no conscientes de: con que nos estamos alimentando, de que estamos comiendo, y en qué cantidad.

Un buen consejo es no ir al super con hambre. Porque cuando tenemos hambre, no es hambre de manzanas, es hambre de todo, es hambre voraz, y de lo más calórico. Y el deseo se vuelve inamovible, a esos alimentos que quisiéramos comer.

Siempre lo prohibido es lo más tentador.

El que hace dieta y se restringe las comidas rápidas, está constantemente pensando en pizzas, ve, sueña, con doble queso. Entonces ¿Somos realmente capaces de decir “Pizza? No, gracias. Prefiero una Ensalada ¡imposible!

La oportunidad de los alimentos.

A comer, como todo proceso en la vida, se aprende. Y en este caso, y en muchos casos, que me incluyo, se re-aprende. Debemos aprender a comer “en estación” ¿Qué quiere decir esto? Comer los alimentos que han sido cosechados en esa época.

Esto nos va a garantizar: el control y equilibrio en nuestro peso. Y por ende, subir un peldaño en el nivel de nuestra salud. ¿Por qué? Porque los alimentos cosechados propios de su época, son los alimentos más naturales, son los alimentos más ricos en nutrientes, y no están procesados químicamente para subsistir en el tiempo.

Es decir, no están adicionados con calorías innecesarias para nuestro cuerpo. ¿O es normal ver frutillas todo el año? O ¿Es normal ver tomates en invierno y verano? Entonces este mecanismo, nos va a garantizar un consumo de calidad y de variedad donde no vamos caer en la monotonía de comer siempre lo mismo.

La moderación.

A los que no desayunan, porque no tienen hambre, porque no tienen tiempo, porque muchas veces les da náuseas,… El hambre se acumula.

El hambre no es manejable

  • Si se restringen comidas
  • Si se saltean comidas.

Lo que no se consume por la mañana, se va a consumir en la tarde, o en la noche, y en doble porción. Para hacerlo más gráfico, es como un bola de nieve que viene desde la cima cada vez con más guarnición, cada vez con más volumen, y cada vez con más fuerza.

Frecuencia

Entonces, si no nos detenemos cada tres o cuatro horas para tomar una colación, esa bola de nieve se va a desatar de forma imparable en el primer momento que tengamos la oportunidad de comer, y vamos a asaltar todos los alimentos que estén en nuestro alrededor.

Es preciso desmentir la falsa creencia que dice: que cuantas más horas pasemos sin comer, más voy a adelgazar. El cuerpo se hace más experto en reservar, en guardar, y cuando puede absorbe más elementos saciadores, de la comida que ingerimos.

La salud

La comida no solo te hace engordar, hay que salir de ese error. La comida te puede enferma o te puede curar. Actualmente ya se conoce y aplica la “Dietoterapia” ya que los alimentos contienen todos los elementos necesarios para sanarte, mantener tu salud, así como para enfermarte por exceso o desequilibrio, y este conocimiento es antiquísimo. Hipócrates ya decía  “Que tus alimentos sean tus medicamentos, y tus medicamentos sean tus alimentos”

Conclusiones

Depende de nosotros tomar conciencia, con que nos estamos alimentando, y en qué cantidad.

Vuelvo, la moderación. Así como existe la frase, que la debes conocer: “Beber con moderación”, deberían añadirle una ” y comer con moderación”, y quizá con una coletilla, y aprende a comer, ya que hay alimentos que estimulan el hambre y el sobrepeso, como cereales refinados (arroz blanco, pan blanco), que contengan grasas saturadas (bollería industrial, y para no alargarnos en este momento (zumos).

La propuesta es: comer lo que te guste, comer variado, pero siempre cuidar la porción. No es “de balde” la frase “Desayuna como rey, almuerza como príncipe y cena como mendigo. La salud no atiende a excusas. “Ay, no puedo”, “¡mañana!”, “ay, no tengo hambre” o peor. “Ah, es que me fuerza el hambre.”

Tenemos cuatro o cinco oportunidades al día para elegir cómo cuidarnos y alimentarnos sanamente.

Si eres profesional o te interesan las Terapias Naturales, hemos creado para ti, algo que te encantará, verlo solo te costara un par de minutos

Totalmente gratis y sin compromiso

Enséñamelo >>>

Las Terapias Naturales son una oportunidad laboral estupenda, compruébalo

Hazte Terapeuta >>>

Ver mas artículos >

Total Page Visits: 1280 - Today Page Visits: 1